“Corre tus KM a la luz de la luna”

¡Oh sí! Mi última carrera del año: Retadora, nocturna, 10 km, 7 mil corredores, amigos, fotos y felicidad pura.

IMG_6810

Hace dos años me coloqué en 3er lugar dentro de mi rango y, honestamente, uno se siente orgulloso, pues se compite a lado de grandes corredoras. En fin, me la pase súper increíble, cargándome a tope de energía pura. Acá les cuento cómo me la pase.

El sábado 7 de diciembre muy tempranito me fui a recoger mi paquete a Ciudad Universitaria para poder descansar lo restante del día, ya que la carrera iniciaba a las 7:30 pm. Al llegar al estadio había varios stand con diferentes actividades y al voltear a ver la ruta… ¡Válgame dios con la altimetría! ¡Sí que tiene subidas!, fue mi primera expresión. Salí emocionada de la entrega de kits y derechito a comer, descansar y ponerme muy linda para mi última carrera del año.

myphotoportada1

Más tarde me alisté para salir de mi casa directo al Estadio de CU (saben algo; me agotan mucho las carreras nocturnas, el mismo día es la entrega de paquetes y la carrera) Eran las 6:15 pm y yo toda glamurosa luciendo pierna y brazo con tremendo frío, como si tuviera una cita con Usain Bolt (hasta me peine de trenza).

La euforia de las personas ya se sentía, me puse a calentar un rato, estiré, fui al baño, me formé al frente para salir, caminamos en la pista de Ciudad Universitaria y al entrar… ¡Wow! No podía estar más bello el Estadio Olímpico México 68, la iluminación era perfecta, estaban los corredores que tenían que estar, la hora exacta (7:30 pm) para finalmente dar pie al Himno Nacional Mexicano y terminar con el conteo 3…2…1… ¡Fuera!

Les confieso que estaba muy nerviosa al principio, pero conforme fui avanzando la seguridad invadía mi ser, la fuerza llegaba a mis piernas, mi pensamiento siempre positivo y la inspiración llegó justo en el momento adecuando al ver a un señor en silla de ruedas. “¡Vamos corredores, que les voy a ganar!” gritaba el señor con un tono humorístico que nos dibujó una sonrisa en el rostro a más de dos corredores.

Continúe mi ritmo, en el kilómetro 5 un chico me pregunto: “¿Cuánto llevas?” al observar mi reloj, le contesté: “22” “Ok, gracias” me contestó, para más adelante darme una bolsita de agua que él mismo jaló para hidratarme, se me hizo un detalle lindísimo. Llegando al kilómetro 7 me encontré a un señor: “¿Por cuánto vas niña?” Sólo alcance a contestarle “44”, después casi gritándome alcanzó a decirme: “Sé que lo lograrás, yo me siento algo cansado, pero sé que lo lograrás”

Fue algo extraño, por lo regular no me pasan estas cosas en la ruta, pero se siente bonito que te echen porras.

Los últimos kilómetros eran mortales, ya venía cansada de tantas bajadas y subidas, total abrí más mi zancada, la gente me gritaba “¡Vas en quinto! ¡Eres la quinta mujer! ¡Vas con todo!”  Después escuche  la voz de mi mamá “¡Cierra, cierra!”, con esas porras cómo no le vas a echar ganas; finalmente, ya casi entrando al estadio, un amigo me gritó: “¡Eres mi inspiración! ¡Vamos Jan!” No podía estar más cargada de energía y buena vibra, así que cerré con todo: 44:43 tiempo oficial.

Lo logramos

Llegué mareada y con nauseas, pero poco a poco me fui recuperando, caminé a la salida del estadio y un chico me tomó del hombro y me dijo: “¡Que buen ritmo, chica! por más que le di, nunca te pude alcanzar, mis respetos” “Gracias”, le contesté, después continúe caminando y me dieron mi kit de recuperación junto con mi medalla. Al llegar, abracé a mi mamá, lloré (últimamente mis semanas han estado con altas y bajas sentimentalmente, pura emoción) encontré a mis amigos y disfruté de la noche a la luz de la luna.

IMG_6796

Nos esperamos a la rifa de una cortesía para el Medio Maratón de Nueva York y algunos aparatos electrónicos, hasta que terminó el evento y vimos los juegos pirotécnicos.

IMG_6831

Me gustó mucho la energía de los corredores, las familias y los organizadores; sin embargo, siento que hay detalles que ojalá puedan mejorar.

IMG_6841

Para mejorar:

La iluminación, varias personas se cayeron en los primeros kilómetros, no se veía nada.

Que vuelvan las categorías, le daría una presencia diferente a la carrera

La playera, un poco más larga, pude observar que a varias chicas altas y delgadas les quedaba de ombliguera.

¿Tamales? Mejor un sándwich o fruta picada y café, el ponche me pareció bueno, pero el chocolate estaba horrible.

Las bolsas de agua en los abastecimientos sería perfecto que fueran más pequeñas (quizá la mitad de lo que son ahora) se desperdicia mucha agua, ya que no te tomas toda la bolsa al ir corriendo.

En verdad me impresionó ver a tantísima gente unida,  dispuesta a romper sus marcas personales con la luz de la luna, en compañía de sus seres queridos.

¡Felicidades corredores!

Janeth

»

  1. victor navaro franco. dice:

    nuevamente felicidades!!!!!
    yo espero mis últimas 2 carreras del año: 21 km en santa inés michoacán, y 6.3 km en la carrera san silvestre en morelia. espero poder contarte que sí se pudo.

    un abrazo desde morelia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s