IMG_3089

Hoy tuve… “Un mal día” Sí, un mal día porque yo así lo quise, sin imaginarme que todo se me complicaría; uno de esos días que te preguntas: “¿Porqué me levanté de la cama?”

Necesitaba llegar temprano a entrenar porque tenía una entrevista importante y la terminé cancelando; tenía que mandar un documento importante a las 9:30 am y no pude; hasta una señora me dijo una grosería por orillarme en la calle y yo le contesté mal. En fin. Me molesta que no respeten mis tiempos y que me digan: “¡No me importa!”, total que mi día  terminó complicándose más.

¿Enojada? Sí; sin embargo, no gané nada con estar así, al contrario.

Desafortunadamente me encasillé en el malestar que sentía y no encontré soluciones.

Correr ha sido para mí una fábrica de resolver problemas, me gusta pensar en mis objetivos y precisamente en cómo puedo resolver algo. Definitivamente hoy no pude. Enfrascarnos o encasillarnos en nuestros problema, es lo peor que podemos hacer.

Las emociones son infinitas y se vale enojarte, llorar, sentirte frustrado, alterado, pero también es tu responsabilidad poder salir de ahí, sin hacer sentir mal a los demás ya que no tiene la culpa de tú mal carácter.

La mayoría de las personas se molestan por el tráfico, las manifestaciones, llegan de malas al trabajo y le echan la culpa a cualquier cosa que se les atraviesa, cargan con infinidad de costales sobre sus hombros y ninguna solución.

Y hoy fui atrapada en mi propio malestar.

Comprendí que desperdiciar parte de tu día en enojos o vivir quejándote (sin resolver nada) no vale absolutamente la pena, no tiene sentido y vas cargando un enorme costal en tus hombros que al final del día tú decidiste cargar.

Invertir mal tu energía es decisión tuya y de nadie más.

Definitivamente hoy aprendí algo nuevo.

Feliz inicio de semana

Janeth

Anuncios

Acerca de janethcorremas

Comunicóloga y mercadóloga de profesión, fotógrafa por convicción. Taekwondoín 1er Dan y 3 veces maratonista 3:36 "corre inteligente, corre con el corazón"

»

  1. Correr es una fábrica de resolver problemas. Me quedo con tu frase.
    Efectivamente, cuando corremos nos fluye la sangre al cerebro, se nos aclaran las ideas, los pensamientos son más agudos y más inteligentes, nos calmamos y vemos las cosas diferentes. Después de una buena corrida, vemos la vida y el mundo con otros ojos.
    Muy buena entrada. Te felicito.
    Saludos,
    Gerardo
    http://www.cronicasmaratonytriatlon.blogspot.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s