Después de correr ultras, 42km, 21km, carreras de 5 y 10k como dios les dio a entender, algunos de mis amigos se preguntan: “¿Y ahora qué hago para bajar mis tiempos?” En ese lapso les da por hacer “Cambios de ritmos” (rápido y lento) porque leyeron en internet que los “Cambios de ritmo” les quitarían segundos a sus marcas personales. ¿El lugar? Definitivamente les da igual hacerlo en Viveros de Coyoacán que en Ocotal. ¿Y la pista? Misteriosamente no piensan en ello o simplemente piensan en una pista y confirman que no desean ser una Ana Gabriela Guevara, pero los cambios de velocidad seguro que sí los hacen.

 1

La pista de tartán la amas y la odias definitivamente: La amas porque te hace más veloz y la odias porque sólo son 400 metros.

A todos nos encanta ir entre árboles y veredas, contemplando el amanecer, haciendo entrenamientos de dos horas y escuchando los ruidos tan peculiares de la montaña. En una pista de tartán te encuentras contigo misma, con el reloj y con tu entrenador gritándote con desesperación porque quizá estas aplicando una mala técnica o porque te elevas en tus tiempos de repetición. Entrenar en una pista de tartán es más exigente y no te puedes esconder.

2

Tengo muchos amigos que jamás han pisado una pista de tartán porque les genera estrés. El primer día que entrené en una pista fui, sin mentirles, al baño unas 8 veces; no tenía miedo, tenía pánico aunque, sabía perfecto los beneficios que la pista causaría en mis tiempos, pero los nervios existían al por mayor.

Sentía ansiedad de estar dando vueltas y vueltas como caballo, literal me sentía en el Hipódromo de las Américas: observada, estresada, ansiosa, desesperada y agotada por cada repetición.

3

Todas esas barreras en tu mente se pueden diluir cuando descubres la magia que existe al momento de pisar el tartán llenándote de más fuerza y velocidad para tus competencias.

La pista mide 400 metros exactos y en tus repeticiones definitivamente tienes que concentrarte al 100%, porque si te distraes un segundo, no recuerdas si vas por la octava o novena repetición; si estas “pajareando” y no le picaste el botón de crono en el momento de la salida, lo pagas al final con segundos más a tu tiempo; si sales súper rápido en las primeras repeticiones te aseguro que no aguantarás las últimas. Definitivamente la pista merece un respeto especial y mucha, pero mucha concentración.

4

En la pista escuchas jadeos, observas rostros de esfuerzo y al menos mi corazón siempre está a punto de salirse de mi pecho en cada repetición (literalmente).

Hablemos de 3 miles (3kilómetros): En estas repeticiones desarrollas la paciencia al ir vuelta tras vuelta, concentración con el conteo de vueltas (son 7 vueltas y media) y el ritmo, en cada vuelta vas llevando un control con tu reloj, (el objetivo es ir pasando tu vuelta de más a menos tiempo) poco a poco te adaptas a encontrar tu propio ritmo y constancia en tus tiempos.

5

Con las repeticiones cortas de 200, 300, 400 metros: Desarrollas la velocidad y potencia, en mi opinión son las repeticiones con más exigencia en velocidad, es un verdadero suspiro.

Las series largas o cortas sirven para mejorar la potencia aeróbica, la anaeróbica, resistencia y potencia muscular.

6

Un ejemplo de cómo checarte si estas recuperando y haciendo las repeticiones adecuadamente es: Después de terminar tu repetición checa las pulsaciones, cuantas más pulsaciones recuperes en un minuto más en forma estás. Por ejemplo, si tus pulsaciones al terminar una repetición son de 190 y al minuto bajas a 128 quiere decir que tu recuperación es muy buena (estas en forma), pero si al contrario terminas tu repetición en 190 y sólo bajas a 160 quiere decir que algo está fallando dentro del trabajo de pista, porque no te estás recuperando adecuadamente y probablemente necesites un lapso más de tiempo.

7

Cuando inicié en el mundo de la corredera y me tocaba pista, mi entrenadora me ponía 10 veces 200 metros por 1´40 o 1´45 (un minuto con cuarenta o un minuto con cuarenta y cinco segundos) de recuperación; después, en 12 veces 200 metros fui bajando la recuperación a 1´35 (un minuto con treinta y cinco segundos) de recuperación. Mientras va pasando el tiempo tu cuerpo se adapta, pero al mismo tiempo tienes que exigirle más para que no llegue a un estado de confort.

8

En lo personal, cuando me tocan repeticiones en pista de tartán pienso en esos beneficios que veré en mis marcas personales y si por un momento pienso en algo negativo (en que ya me canse, ya no puedo o en que me siento “mal”) empiezo a distraer a mi mente contando del 1 al 100.

No le teman a la pista porque es fundamental para mejorar.

9

Janeth

Anuncios

Acerca de janethcorremas

Mexicana, comunicóloga y mercadóloga de profesión, fotógrafa por convicción. Taekwondoín 1er Dan y 4 veces maratonista 3:35 Asesora en Nutrición Deportiva. "Corre inteligente, corre con el corazón"

»

  1. edgar fuentes dice:

    yo descanse como 2 meses y medí cuenta que subí de peso rápido y medio miedo y es mejor estar en la pista soy corredor de 15, 10, 5 km.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s