“El mayor enemigo de un corredor vive dentro de su cabeza”

Alex Roudayna

1

La primera vez que la conocí fue en un torneo de Taekwondo: el momento quedó grabado -casi intacto- en mi memoria. La recuerdo entrar al área de combate con su carita tierna, muy flaquita, fuerte, veloz y ruda; no era para menos, peleábamos en la misma categoría fint -46 kilos-, la más rápida y en la que las patadas son espectaculares- Su mamá estaba en las gradas apoyándola en cada round y yo tratando de cuidar mi cabeza, para que no me la volara con una patada.

Tiempo después Alex llegó al doyang donde entrenaba y pude ver por qué me ganó en aquel primer encuentro: su rapidez, fuerza y precisión eran letales para cualquiera que se le pusiera en frente. Desafortunadamente para ese entonces yo estaba casi por jubilarme de los torneos y ella subía como la espuma. Me tocó entrenar pocas veces a su lado; sin embargo, los entrenamientos fueron de muy buena calidad, la madurez con la que peleaba era extraordinaria.

Pasado el tiempo nos reencontramos por las redes sociales, fue una sorpresa verla crecer poco a poco como corredora y eso era algo que me daba mucho gusto. Es un ejemplo de constancia y tenacidad.

tae

Aquí les dejo mí entrevista con ella.

El deporte siempre fue lo principal en su desarrollo y el éxito estaba grabado en su corazón.

¿Qué importancia tiene el deporte en tu entorno?

“El deporte dentro de mi familia siempre ha sido muy importante, desde que tengo uso de razón empecé con el tenis, porque mi papá jugaba tenis. Tengo muy presente esa parte de mi historia; por eso, no puedo faltar a mis entrenamientos porque no importaba si había ido a la escuela o si estaba enferma, mi papá sabía que yo entrenaba pasara lo que pasara. Soy muy responsable con mis cosas, así que cuando llegaba él del trabajo, la pregunta obligada era: “¿Ya entrenaste hoy?” Recuerdo que si estaba enferma o por alguna razón no entrenaba, le decía a mi mamá que no le dijera nada, porque me daba vergüenza.

Mi papá tiene más de 50 años y sigue jugando americano, mi mamá tiene más de 60 años, sale a correr y hace pesas; siempre tuve esa imagen deportiva en mi casa. Luego cuando me mude de Belice a México hubo una época de 6 meses donde no encontraban en qué deporte meterme, recuerdo muy bien que mis papás me preguntaban hasta con angustia: “¿Qué quieres hacer?” Para mi familia siempre fue muy importante el deporte”.

“Siento que se debería enfocar el deporte muchísimo en los niños, me he dado cuenta que si le preguntas a un niño: “¿Qué quieres hacer? o ¿Qué te gusta hacer?” su primera respuesta es jugar videojuegos, con el celular, la computadora, tablet… todo menos salir a un parque a jugar. Yo de chiquita no recuerdo estar en mi casa, al contrario me la pasaba jugando con mis papás, sobre todo con mi papá, con él jugaba americano en los parques”

2

Al estar escuchándola me percate que es muy ecuánime, le gusta darse su tiempo para responder cualquier pregunta y aunque quizá no es tan expresiva, sus ojos la delatan cuando el tema de conversación es el deporte: Los abre como si fueran bolas de pin pon y una ligera sonrisa dibuja su rostro. De niña le diagnosticaron síndrome de Asperger y eso jamás detuvo sus metas, al contrario, siempre tuvo entre sus metas ser la mejor.

“Me cuesta relacionarme un poco con la sociedad; sin embargo, las personas que se involucran en mi vida las trato como me trato a mi, es decir, suelo ser muy exigente y trato de que las personas a mi alrededor den su máximo esfuerzo, nada a medias y si por alguna razón necesitan de mi ayuda, ahí estoy incondicionalmente, intento tratar a la gente como yo me trataría”.

¿Cómo llevas este síndrome?

“Es un espectro de autismo entonces siempre lo he tenido, soy algo anti social, pero cuando era chiquita mi mamá siempre estuvo ahí para mí. Jugaba conmigo en el parque, nos aventábamos peluches, aprendió a jugar video juegos para estar conmigo, mi mamá me ayudó mucho con el síndrome y ahorita Pao (mi pareja) me ayuda mucho; la verdad no me gusta hacer cosas sociales, pero ella intenta poner un equilibrio entre salir y el que soy anti-social.

La gente que realmente me quiere o me aprecia me respeta en ese sentido, saben que si necesitan algo ahí voy a estar siempre, pero probablemente desaparezca un rato. Yo creo que la gente que realmente le interesa entablar cierta amistad conmigo me respeta por quién soy y creo que así debemos de ser con todos, porque todos somos diferentes, mientras cada quien respete su individualidad no va haber problema a la hora de relacionarse”

3

Chikorita, como se hace llamar en el mundo de las carreras, además de ser una de las mejores en carrera de obstáculos y ruta le gusta estar al día, aprender algo nuevo: estudia chino, está por terminar un curso de grafología y su licenciatura en psicología. Le gusta leer, no se conforma con nada, siempre quiere ir por más…

“Busco mejorar todos los días y quiero ser una de las grandes, no en cuestión de logros si no es cuestión de motivar a las personas, igual y no soy la persona más popular en redes sociales porque no escribo lo que siento, lo que pienso o cómo fue la experiencia en alguna competencia, pero es porque veo las cosas de una manera diferente; por ejemplo hace unos meses quede en 2do lugar en una competencia y la gente me decía: “Casual un segundo lugar, muy bien”. Yo lo veo fríamente y para mí es como mi trabajo, si no quedo en lo mas alto del pódium no estoy cumpliendo con mi trabajo. Soy una persona con objetivos muy altos, obsesionada, motivada, lo que tengo en la cabeza es superarme día con día e intentar alcanzar cada una de mis metas”

4

El taekwondo marco una parte de su vida muy importante, aprendió a tomar grandes decisiones y a llegar hasta donde su capacidad le dio.

¿Deportivamente hasta dónde llegas en el taekwondo?

Con voz titubeante se jala su sudadera a las rodillas y me responde: “Hasta donde tenía que llegar, es un tema que no me gusta hablar, porque me cuesta trabajo superarlo todavía”.

¿Por qué motivo, Alex?

“Dejé absolutamente todo para intentar llegar lo más lejos que pudiera, al grado que iba a entrar a cierta prepa y entre a otra para seguir entrenando; ahí empecé a valorar que prefería dedicarme a mis metas deportivas que tener una vida social. Aquí inicie con la anorexia y la bulimia. El taekwondo marco mi vida, porque me hizo ser la persona que soy ahora, no me arrepiento de nada porque no me gustaría ser alguien más, cuando lo dejé fue difícil porque no sabía qué hacer, mi vida giraba alrededor del taekwondo y a conseguir mis metas; fue un proceso difícil, es algo que me ha costado mucho superar.

Ahorita que estoy corriendo y estoy en carreras de obstáculos creo que las cosas pasan por algo, lo que valoro mucho del taekwondo es la disciplina que me formó, pero comparándolo entre el taekwondo y correr, correr es algo que me llena más, me libera, es una sensación que no puedo explicar, pero a todas las personas que me dicen que no les gusta correr les digo que tampoco me gustaba correr, sólo es cuestión de correr un poco más y te va a empezar a gustar. Es difícil cuando dejas todo por un objetivo y las cosas no salen –quizá- como tú hubieras querido, pero gracias a todo eso hoy corro y valió la pena”

5

A sus 11 años decide competir profesionalmente en el taekwondo, una decisión que le daría un giro de 360 grados a su vida.

¿En qué momento te diste cuenta que tenías anorexia y bulimia?

“El entrenador que tenía en ese entonces me dijo: “Con el peso que tienes ahora, no podrás competir profesionalmente” así que me metió la idea de bajar de peso, y así fue, luego por circunstancias operaron a mi mamá, estaba mucho tiempo sola con ella, de ahí se empezó a desarrollar, la verdad no recuerdo haber sufrido, mi madre me apoyo siempre, eso me reconfortaba.

Cuando quise estabilizar mi cuerpo, en el taekwondo me pedían un peso muy bajo, -46kilos- y por mi estatura no lo daba, entonces encontré la manera equivocada de darlo, luego subí de peso por mi desarrollo y me bajaban mis profesores, hablé con ellos y les externé que me dejaran pelear una o dos categorías arriba, pero no me hacían caso”

¿Por qué no te dejaban competir en una o dos categorías arriba?

Con una sonrisa irónica me contestó: “Porque les gustaba que fuera la alta en el peso más ligero, entonces me costó mucho trabajo cuando dejé el taekwondo. El día que lo dejé subí mucho de peso y no me gustó, entonces empecé en la búsqueda de un cuerpo atlético”.

¿Y vives en control?

“Sí, me mantiene en calma tener un cuerpo atlético, bien marcado, si no corro, ni entreno y si no me alimento con mis 6-7 comidas al día no estoy tranquila mentalmente, independientemente del objetivo que tenga si no cumplo es como si me fallara a mi misma, entonces, eso me causa un conflicto.

Soy obsesiva en todo, en mi vida, en absolutamente todo, para poder marcarte en cuestión de fitness tienes que tener una dieta estricta, para poder marcar tu cuerpo el cardio te quita el músculo que ganas, vivo en una constante pelea entre el musculo que gané y el cardio que hice. Es cuestión de tener tus macros muy contados, la cantidad de calorías que vas a ingerir, las proteínas, los carbohidratos y demás, por ejemplo, en diciembre del año pasado corrí el maratón de Cancún ya me veía más marcada, corrí el maratón y se me fue todo, así me sentí cuando lo terminé, sentía que se había ido todo a la basura, entonces es una constante pelea, pero así me gusta, me gusta estar al pendiente de lo que consumo para conseguir el cuerpo que quiero y es una manera positiva de enfocar mis obsesiones”

Mientras la mayoría de las niñas de 11 años jugaban a las muñecas, Alex veía Dragon Ball Z y Las Tortugas Ninja, quienes fueron sus inspiraciones para entrar al mundo del fitness y entrenar taekwondo; sin embargo, no solo su vida fue el fitness y el taekwondo, hay más…

5.1

¿Qué otro deporte practicaste?

“Remo, era buena y la gente tenía muchas expectativas en mí, pero no sé, estar sentada no era lo mío, me desesperaba mucho estar sentada, creo que fue eso. Honestamente no me gustan los deportes en equipo, ni pasivos. No me gusta depender de otros. Estuve en futbol americano y tenía muy buen equipo, fuimos campeonas, pero no me llenaba, porque no dependía totalmente de mí y no me gusta que la gente tampoco dependa de mí. En la escuela igual, no me gustaba hacer trabajaos en equipo, me gusta hacer las cosas por mí sola, si me equivoco cae en mí y si triunfo también cae en mí. Juego futbol, pero me desespero mucho porque es en equipo, lo hago pero no es mi máximo”

5.2

¿Qué fue lo más valioso que te dejó el remo y el taekwondo?

“En el Taekwondo no era buena, la única manera que logré llegar hasta donde pude fue a base de entrenamiento, disciplina y entrega en su totalidad, estas 3 cosas te van a llevar muy lejos si las aplicas, aun si no tienes el talento nato. El remo me mostró que puedes ser buena, pero si no te llena, tienes que buscar más, no ser conformista, arriesgarte a ir por lo que te llena y no quedarte con algo a medias, eso me dejaron estos dos deportes”

Agradecida con el mundo por los papás que le tocaron, el apoyo que le han brindado es infinito y ella lo sabe.

¿Cómo es la relación con tus padres?

“Mi padre me ha dado todo sin preguntarme nada. Él, afortunadamente o desafortunadamente, siempre estuvo trabajando, entonces desde chiquita llegué a un acuerdo con él: que yo no lo iba a ver como mi papá, porque siempre vi a mis entrenadores como mis papás, ellos estaban ahí y me exigían, mi padre nunca me exigió nada, creo que gracias a eso soy como soy, no viví bajo la presión de que tenía que llegar hacer algo, era lo que yo quisiera lograr. Mi papá es muy parecido a mí, le cuesta mucho trabajo expresarse igual que a mí, pero sé que está ahí y, en cuestión de competencias, no lo puedo tener como espectador, para mi es demasiada responsabilidad, es mucha presión”.

¿Con tú mamá?

“Pues siempre fue mi mayor apoyo. Ahorita afortunadamente hace algunos años volvió a la universidad. Si no fuera por ella creo que no estuviera donde estoy, fue mi apoyo, nunca me criticó, nunca me cuestionó, simplemente estuvo ahí y me apoyaba, no tenía que darle explicaciones cuando le pedía algo, se lo pedía porque lo necesitaba para lograr algo y ella estaba ahí, desde manejar todo el día de un lugar a otro hasta desvelarse y no dormir dos días. En la escuela todos jugaban algo y yo no sabía cómo se jugaba, ella investigaba cómo se jugaba y jugaba conmigo, me hizo dentro de mi manera no normal ver las cosas como más normales”.

7

¿Por qué crees que eres anormal?

“Porque la sociedad etiqueta a la gente normal como: tienes que estudiar, buscar un trabajo, tener amigos, socializar, etcétera. Hay una película ahorita que se llama Whiplash con la que me identifico mucho, la gente dice: “Tienes que tener amigos, tienes que tener esto, tienes que tener el otro”. Creo que la gente etiqueta a cualquier persona como amigo y creo que no es así, un amigo es una persona que puedes confiarle cualquier cosa, sentirte a gusto, es algo que a mí me cuesta mucho trabajo, porque una vez que expongo realmente mis sentimientos, me siento vulnerable, entonces para mí no es tan fácil que te considere de esa manera. Creo que soy una buena amiga cuando es necesario; sin embargo, no soy lo que la sociedad etiqueta como una amiga, mis prioridades son diferentes. Ser anormal no es tan malo, al contrario, creo que las personas más grandes que ha tenido el mundo son anormales, los mayores logros son de personas que son anormales, ellos hicieron todo lo necesario para lograr sus objetivos”

“Si la gente dejara de importarle lo que digan o encajar en algún lugar a fuerza podríamos hacer cosas más grandes, por eso creo que soy anormal, porque no me interesa lo que crean, ni lo que digan, ni entablar miles de amistades o ser popular, me interesa lo mío y hago lo que sea para conseguirlo, mi afán no es afectar a la gente ni nada, es mi mundo, mis objetivos; si puedo inspirar a la gente en el camino qué mejor y si alguien necesita mi ayuda ahí voy a estar, pero es dentro de mi mundo, por eso creo que soy anormal”.

8

Para muchos, Alex tiene una imagen soberbia, presuntuosa; para otros, seria. La realidad es que es una chica que se ha ganado a pulso su posición en las carreras de ruta y obstáculos, un lugar a base de mucho esfuerzo, constancia y demasiada dedicación.

¿Cómo surgió la idea de correr?

“Pase por muchos deportes y siempre mi meta fue ser alguien en el deporte. No me veo haciendo otra cosa, no me veo en una oficina, afortunadamente o desagraciadamente no se dieron en los demás deportes, tal vez no me llenaban en la manera que tiene que llenarte la actividad que hagas, ya sea tu trabajo, profesión o lo que sea.

Llego una carrera de obstáculos a México y no sé, era algo que me decía: “Vas a hacer buena en eso” y lo hice, me fue bien, pero para ser mejor tenía que correr. La primera carrera que hice fue en parejas, porque no quería correr sola, no me gusta intentar las cosas si no sé si voy hacer buena o no. Afortunadamente Pao me ayudó. Fuimos juntas, hice la carrera, yo corrí con un chaleco de 20 libras y ella normal para que fuéramos al mismo paso, la terminé y pues dije: “Quiero hacer una sola”. Después de eso, hice la de 10 km. “Aquí nadie se rinde” y quedé en primer lugar, entonces pensé: “¡Ah, de aquí soy!”.

Empecé a entrenar, a mejorar mis tiempos. A veces odio correr. En algunos entrenamientos lo odio, pero cuando termino no hay nada mejor que me haga sentir que esa sensación, creo que cualquier persona que haya corrido lento o rápido, sabes que vas a sufrir cada paso en algunas carreras, pero al terminar no hay nada que supere ese sentimiento de terminar, nunca había sentido algo que me llene más que esa satisfacción de saber que en ese momento de 5, 10, 15 o 42 kilómetros, ese tiempo que estuviste peleando contra tus propios demonios, ese momento de cruzar la meta, en ese momento eres mejor de lo que fuiste al empezar, no porque ganaste o perdiste, si no que durante ese recorrido fuiste superándote en muchas cosas mentalmente, fuiste rompiendo el “ya no puedo, ya me canse, ya no quiero”. Entonces, correr es algo que me gusta, porque cada entrenamiento es una oportunidad de superarte a ti misma y de mejorar”.

9

¿Qué sientes cuando estas a punto de salir?

“Odio ese sentimiento. Yo he leído a muchos profesionales: “el día que deje de sentir mariposas en el estómago antes de la carrera voy a dejar de correr”. No, entre más corro y menos lo siento soy más feliz, odio ese sentimiento con todo mi ser, odio sentir mariposas, ansiedad, nervios y todo eso lo odio, no me gusta esa ansiedad momentos antes de la carrera”.

¿Tú crees que lo vas a dejar de sentir?

“Lo siento menos fuerte cuando inicio la temporada, por eso no me gusta que llegue diciembre porque sé que se acaban las carreras y al llegar enero con la primera carrera otra vez a sentir eso. En sí, no es que lo deje de sentir, es como tomar el ritmo y ya lo manejo diferente, pero de diciembre y empezar enero es horrible. No es que sea fea la salida, pero no es lo que más disfruto”

9.1

¿Qué piensas durante ese momento de libertad?

“Depende, si agarre el ritmo y entré en la carrera no sé qué pienso, solo sé que hablo sola y lo disfruto. Hay carreras que las disfruto mucho y no sé que pensé, solo sé que hable sola. Hay carreras que me desespero por llegar, esas son las peores carreras porque voy contando cada paso. Hay carreras en las que, si se me hace pesado, empiezo a contar; tengo un juego de números muy cañón en la cabeza. O si alguien va a delante de mí voy pensando en alcanzarla y que la de atrás no me alcance, por eso me gusta correr porque no siempre es lo mismo; además tienes que aprender a dominar tu mente para tener una buena carrera, el mayor enemigo de un corredor vive dentro de tu cabeza”.

10

10.1

No poder cumplir todo el potencial que tiene y defraudarse a sí misma es su mayor miedo, porque nadie tiene tantas expectativas como las tiene de ella misma.

¿Qué sientes cuando llegas a la meta?

“Depende en qué lugar llegué y cómo sentí la carrera”.

Platícame de tu experiencia en el maratón de Cancún del año pasado…

“Arranque, me sentía bien, iba en primer lugar hasta el kilómetro 35, pero me venía persiguiendo un grupo muy fuerte de kenianas, de 6-7 kenianas, y unas cuantas mexicanas. Fue un mix de emociones porque era ya toparme con personas más fuertes. Era mi segundo maratón y es una distancia que hay que respetar a la gente que lo corre completo -porque sí lo pueden hacer, pero si quieres realmente tener un buen resultado o mejorar, tienes que respetar el énfasis de tus entrenamientos-. Iba con un “sí puedes”, contra un “creo que te estás deshidratando”, un “hace mucho calor” y un “ya casi esta la meta”. Por ahí del kilometro 37-38 me pasaron dos, apreté un poco, pero no pude”.

11

En el momento que te pasaron ¿Qué sentiste?

“Normalmente cuando me pasan me desespero mucho, pero esta vez iba muy contenta con el trabajo que estaba haciendo, entonces dejé de pensar en las demás personas y me enfoqué en mí, en disfrutar lo que me quedaba del maratón -porque ya había logrado disfrutar 37 kilómetros- y en un maratón no es fácil disfrutar cada kilómetro, especialmente cuando te vas acercando al final, entonces decidí no sufrir los últimos kilómetros. A cambio, preferí disfrutar cada paso. Llegó la que quedó en 3 lugar, me pasó faltando un kilómetro; le apreté, pero ya me sentía muy deshidratada; solo apreté para asegurar mi 4to lugar, cruce la meta y creo que es la única carrera que al cruzar en vez de sentir felicidad, dije “Dios santo me voy a desmayar”. Creo que de ese maratón, más que el lugar, gané el haber logrado disfrutar del kilómetro 37 al 42 sin sentirme miserable”.

12

¿Por qué miserable?

“Porque hay veces que llegas a cierta distancia y ya se te acabaron los carbohidratos, estas deshidratada, ya sientes cada paso con desesperación de querer llegar, eso me pasa en muchas carreras, me desespero porque ya quiero llegar y esta vez no, esta vez fue “estás haciendo un buen trabajo” y eso fue lo que me gusto, pero cada carrera es diferente”.

12.1

¿Tienes límites?

“No, si me dicen que no se puede hacer, mi pregunta es: “¿Por qué no se puede hacer? Creo que si hay que tener un límite es solo para pasar sobre él y, cuando lo pasas, continúas buscando más. No me gusta que digan que no es posible, porque no es cierto, todo es posible obviamente con trabajo duro, constancia y dedicación.

Spartan Race llegó a su vida y con ello una combinación entre el GYM y correr, algo que disfruta y la lleva a exigirse para dar su máximo potencial.

“Me gusta mucho el gym, creo que es lo que me mantiene cuerda. Ir la gym y levantar pesas mantienen callados a muchos demonios que traigo en la cabeza y en la carrera con obstáculos es la combinación perfecta, porque tienes que correr rápido, pero tienes que ser fuerte para pasar los obstáculos, entonces por eso me gusta, me gusta que me exijan y exigirme siempre”.

12.2

“Ahora lo que me interesa con las competencias de Spartan Race es que el trabajo que hice el año pasado en Estados Unidos se empiece a reflejar y así ha sido hasta ahora, porque ya me buscan, quieren que esté en las carreras que son televisadas, entonces más que competir es seguir reafirmando lo que soy. Si eres constante en lo que haces la gente deja de pensar que sólo es como un golpe de suerte o que sólo es por cierto terreno, entonces ese es mi objetivo este año: demostrarles que el año pasado no fue suerte, si no demostrar que si soy buena y que tengo futuro en esto”.

13

“Es triste que aquí en México las carreras Spartan Race no cuenten para el ranking mundial. Aun no crece tanto las carreras de obstáculos, el año pasado quedé en decimo lugar, pero es más difícil para mí porque las carreras que cuentan son las de Estados Unidos, entonces en la carrera que me presente tengo que destacar por los puntos, porque hay personas que no son tan buenas pero hacen todas”

¿Cómo es un día de Alex?

“Me despierto a las 5:30 am, me voy al gym, entreno depende lo que me toque: si es corrida larga o corta, o lo que me toque. Del gym puedo salir a las 9 am o a las 11 am. Luego desayuno, me recupero un rato, hago mi segunda sesión de entrenamiento y ya”.

¿A qué hora haces tú segunda sesión?

“Depende qué tan largo y cuantas corridas me toquen. Si salí temprano del gym, mi segunda sesión es entre 12 y 1 pm de la tarde, si salí más tarde como a las 2pm o lo dejo después de mis dos comidas para hacerlo antes de la 5 pm o las 6 pm, para que mi cuerpo se recupere, así que como a las 4 pm más o menos y mis comidas las llevo cada dos horas o dos horas y media, eso es mi día. Entre entrenamientos y comidas me gusta estudiar, ya voy a terminar mi licenciatura en psicología, estoy estudiando chino, hacer mi tesis y, bueno, todo esto lo hago en línea para tener tiempo y poder estudiar muchas cosas a la vez, es algo que también me gusta mucho”.

¿Qué es lo que más te gusta de pesas, fitness y correr?

“Me gusta todo, me gusta mucho levantar pesas, pero no saco las mismas endorfinas que cuando corro y, si solo corro, no me veo como me quiero ver y, si solo hiciera fitness, no podría hacer tanto cardio y me gusta mucho correr, entonces soy feliz con todo esto que tengo y exigirme mucho para no aburrirme”.

¿Dónde son tus entrenamientos la mayor parte?

“En el gym, de hecho corro en la banda lo que me toque de mis entrenamientos, todo lo hago en el gym, desde mis 30 o 35 kilómetros para maratón, mis rutinas de pesas, todo lo hago ahí. No me gusta el exterior, porque cuando salgo para competir puedo visualizar todo eso y disfrutarlo más, siento que si entrenará todo el tiempo fuera y corriera sería un día más, entonces me siento cómoda así, cuando salgo ya sea de montaña, obstáculos o ruta aprecio aun más lo que está a mi alrededor”

14

¿Cuál es tu objetivo a corto plazo?

“Quedar en el top 5 en el ranking de obstáculos, mejorar mis tiempos en todas mis distancias, pegarle abajo en los 17 minutos los 5 kilómetros, pegarle debajo de los 37 minutos en los 10 kilómetros, romper mi marca del medio de 1 hora 22 minutos y romper las 3 horas en el maratón y, en cuestión de fitness, los últimos 6 meses he mejorado mucho, todavía no creo competir porque soy muy exigente en eso porque si voy a participar en algún evento quiero hacer un buen papel, quiero conseguir un patrocinador para fitness y las pesas me hacen feliz porque complementan lo demás”.

¿A largo plazo?…

“Ser alguien en el deporte, pero no sólo reconocido, quiero marcar una diferencia, romper un límite, lograr romper algo que la gente cree que no se podrá, por eso me gusta hacer muchas cosas a la vez, porque la gente piensa que no se puede combinar o no puedes tener tanto enfoque en todo”.

15

15.1

¿Hasta dónde te visualizas?

“No sé en qué, no sé si corriendo, en obstáculos, no sé si en el mundo de fitness, pero creo que voy hacer alguien que va a marcar la diferencia, creo que puedo ser una de esas personas que va a dar ese plus en cualquiera de sus rangos, porque aun no sé qué es lo mío”.

16

16.1

Alex es una mujer extraordinaria con muchas metas, feliz y orgullosa de sus avances en el deporte, tiene los pies en la tierra, sabe perfectamente que todo sucederá a base de esfuerzo y dedicación, pero también poniéndole todo el corazón porque si amas lo que haces, los resultados serán siempre los mejores.

16.2

Le gusta su país, México, ama el chile habanero y, cuando sale fuera del país, lo extraña profundamente. Le gusta Harry Potter porque le recuerda cuando estaba creciendo, le cuesta trabajo romper su rutina, le apasiona aprender y mejorar todos los días.

17

Agradezco profundamente a Alex por dejarme entrar a su mundo con esta entrevista y mostrar que todos los días son oportunidades para ser mejores.

18

Todos tenemos un espíritu de lucha, todos amamos profundamente algo convirtiéndolo en lo más sagrado, sea trabajo, familia, escuela, profesión, algún arte o deporte. La vida la construimos a base de momentos positivos o negativos y todo eso va formando la persona que eres hoy. Busca tus metas y lógralas. Ve por más todos los días, no te conformes con un trabajo que no te hace feliz, con una pareja que ya no amas al 100, con un deporte que no te hace soñar, nada es fácil, pero es mucho más complicado vivir en el hubiera toda tu vida, queriendo hacer lo que siempre te apasionó, pero que por miedo jamás intentaste.

Janeth López

Anuncios

Acerca de janethcorremas

Comunicóloga y mercadóloga de profesión, fotógrafa por convicción. Taekwondoín 1er Dan y 3 veces maratonista 3:36 "corre inteligente, corre con el corazón"

Un comentario »

  1. Adrian dice:

    Wooow impresionante historia, correr en cinta de 30 a 35 si está muuuy pesado. Creo tiene demasiado ímpetu y mucha energía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s