El caballero de la noche salió de mañana

1

Correr 15 kilómetros son palabras un poco más serias y requiere de más entrenamiento. Tal vez no tenía lo segundo, pero si un chorro de ganas por correr esa ruta nueva de Santa Fe, el chiste de todo esto es disfrutar y siempre dar lo mejor de ti, eso sin duda lo haría, así que puse mis piernas a correr y aquí voy de nuevo…

El sábado 25 de junio fui, muy tempranito, por mi paquete al Palacio de los Deportes, para alcanzar talla de playera. Eran las 9:30 de la mañana y ya había bastantes corredores, así que me forme para recibir mi número de corredor y anduve viendo la ruta; después me dirigí a tomarme una foto con Batman -él algo desangelado-. Después me fui a descansar porque la ruta lo ameritaba.

2

3

5

6

La expo fue algo modesta, nada del otro mundo. 

4

Al otro día, domingo 26 de junio, llegué súper temprano a la carpa Santa Fe. Debo decir que lo espectacular de la mañana fueron las señales de Batman en un cerrito que está al frente del lugar de salida-meta.

4

Se suponía que la carrera daría inicio a las 6:45 am; sin embargo, inició a las 7 am, al parecer tuvieron un poco de problemas para cerrar algunas vialidades de la zona, no niego que es mejor por nuestra seguridad, pero tenernos en la línea de salida tanto tiempo fue terrible –nuestros músculos se enfrían mucho, te cuesta trabajo poder correr rápidamente, además puedes lesionarte por jalarte bruscamente-; además, te entra la desesperación, los nervios, checas no se cuentas veces el reloj -al menos yo lo vi como 10 veces-, el tiempo parece que avanza muy despacito y mientras esperaba me preguntaba si yo era la única que sentía tantas cosas en mi estómago.

¿Ustedes han sentido esas maripositas revoloteando en su estómago antes del disparo de salida?

Si su respuesta fue un sí, son de los míos; esa sensación de estar como en una rueda de la fortuna y sentir, literal  cómo tu estomago sube y baja cada que se le da la gana,  es terrible ¡pero cómo lo disfrutamos! además de todo aceptamos que es parte del show, ¿será que somos masoquistas?

No lo sé, pero era un hecho que ya mi desesperación era bastante por salir a correr. En fin, después de tanta espera y nervios escuche el conteo de 10…9….8…7…6…5…4…3…2…1…

8

Kilómetro 5: ¡No inventen! ¡Qué barbaros! Desde que salimos solo encontré una bajadita como de 100 metros y el resto era subida, más subida y mucho más subida. No es por nada, pero amo estas rutas que te demandan más de todo: más esfuerzo, más corazón, más concentración y sobre todo tener la mente a tu favor porque la mínima distracción -les aseguro- los puede traicionar.

14

En ese trayecto de los 5 kilómetros me di cuenta que iba en 3er lugar; sin embargo, no podía confiarme, ya que el 4to lugar lo traía muy cerca, así que traté de mantener mi paso, estaba consiente que no traía mucho trabajo de entrenamiento para correr 15 kilómetros, pero había sido mi decisión aventarme esos kilómetros así que ¡a rajarse a su pueblo y a darle que es mole de olla!

Kilómetro 10: Bajadita rica, pero muy golpeada, mis piernas se me querían doblar de repente, mi respiración era más agitada y con la presión del 4to lugar atrás de mí.

Kilómetro 11: Un chico me grito: “¡Vas en 3er lugar, pero traes muy cerca a la del 4to!”. Me aferré,  traté de dar un jalón, para que no me alcanzara y como en el kilómetro 11 y medio mi mamá me grito: “¡vas bien, la traes muy cerca!” en verdad que es mucha presión saber que vas entre los primero lugares y peleando un pódium.

10

Kilómetro 13: Sentí sus pasos atrás de mí, se mantuvo conmigo como 500 metros más y dio un jalón, hice lo mismo, pero mis piernas ya no pudieron más, sentí una enorme frustración de que me pasara justo faltándome 2 kilómetros, prometo que aun pasándome hice todo por seguirla, pero ya no pude, simplemente ya no pude;  no podría decir que me dio dolor de caballo o que me dio un tirón o cosas por el estilo porque serian mentira, la chica me paso porque yo ya no pude dar más y ella fue mejor -esa es una realidad-

11

Kilómetro 14: no sé cuentas cosas pasaron en mi mente y me decía constantemente: “solo faltan 2 kilómetros, ya no le bajes”

META: para llegar a la meta eran 50 metros de subida, para entonces ya mis piernas no podían más, pero como dicen por ahí: el corazón y espíritu te hace llegar hasta donde tú quieres.

9

Cruce la meta en 1: 13 minutos, contenta porque sé que pelee mi lugar hasta donde pudieron mis piernas y mi corazón.

13

12

A veces se gana y otras se pierde…. no, a decir verdad nunca pierdes porque ganas experiencia y también aprendes a no sentirte ganadora aun faltándote 50 metros para llegar a la meta.

16

La competencia no termina hasta que cruzas la meta.

15

17

18

SavedImage_20160626_082920_15

Corre inteligente, corre con el corazón.

Janeth López 

Anuncios

Acerca de janethcorremas

Comunicóloga y mercadóloga de profesión, fotógrafa por convicción. Taekwondoín 1er Dan y 3 veces maratonista 3:36 "corre inteligente, corre con el corazón"

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s